• werr
  • dddd
  • werr
  • qqttg

Revista Tamma Dalama: IMPACTOS DEL NARCOTRÁFICO Y LA VIOLENCIA EN LA EDUCACIÓN DE LOS JÓVENES EN MÉXICO, escrito por Gerardo Franco Rivera

Escrito por Tamma Dalama, Universidad Mundial. en Lunes, 23 Abril 2018. Publicado en Revista Tamma dalama, Revista Universitaria Tamma Dalama, Tamma dalama, Tamma dalama, Universidad Mundial, Universidad Mundial, Universidad Mundial BCS, Universidades en BCS, Universidades en Los Cabos, Vinculación Universidad Mundial

 

Gerardo Franco Rivera

Licenciado en Mercadotecnia, estudiante Maestría en Liderazgo Educativo, Universidad Mundial, Campus Los Cabos

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Resumen

Este artículo trata de manera específica los efectos que provoca el crecimiento del crimen organizado y la violencia,  en la educación y el desarrollo de los jóvenes en México, como es que estos prefieren incursionar en las filas del narcotráfico y dejar de lado sus estudios, para realizar actividades propias de las organizaciones criminales, en donde son víctimas de violencia y explotación, este fenómeno es provocado principalmente  debido a las pocas  oportunidades de desarrollo que ofrece el país a sus jóvenes y el poco alentador futuro que una formación académica les promete, ya que el mercado laboral y las remuneraciones que reciben los empleados no tienen comparación con los beneficios que ofrece el crimen. Esta situación es apremiante y lamentable para el país y requiere de las políticas eficaces para contrarrestar este fenómeno, de lo contrario se estará creando una generación de delincuentes que afectara  el bienestar y desarrollo del país.

Palabras clave: Narcotráfico, Violencia, Deserción, pobreza, crimen organizado, educación

Actualmente en México se libra un guerra contra el narcotráfico, que lleva ya más de 6 años sin haber realmente obtenido resultados favorables, pero que se ha extendido por gran parte del territorio nacional, provocando una transformación en el  tejido social de  un modo irreversible y dramático. El fenómeno del narcotráfico se ha mezclado con el gobierno y la sociedad llegando a formar parte de la cultura, llegando incluso a familiarizarse con términos como “ejecutados, contrabando, inseguridad, secuestros, drogadicción, volviendo estos parte del lenguaje cotidiano en la población, principalmente en los jóvenes.

La violencia y narcotráfico en México como en muchos otros países de Latinoamérica tienen su origen en la más apremiante de la problemáticas sociales. México, un país de contrastes en donde vive el hombre más rico del mundo y en donde existen pueblos con índices de pobreza infrahumanos que subsisten en los límites del sistema neoliberal que los margina y explota como seres sin valor y sin ninguna oportunidad de salir de esa condición que los apremia, es ahí donde  el narcotráfico se presenta como  una oportunidad para alcanzar lo que el sistema económico establecido no puede ofrecer, pero que al mismo tiempo implanta un modelo de vida ideal que es un ideal prácticamente inalcanzable para la mayoría de los habitantes de México.

 

[Imagen: notimex, CD. de México] 

Los jóvenes, además expuestos a presiones sociales, para conseguir un estilo de vida que les brinde seguridad emocional, económica, y por tanto aceptación social, se ven atraídos por las ofertas que hacen grupos del crimen organizado, dejando de lado su formación escolar ya que  esta implica lograr la estabilidad ansiada en un mayor periodo de tiempo y con mayores incertidumbres, ya que en la condiciones actuales del país, no es posible asegurar un futuro prometedor para los profesionistas. En México Actualmente 40% de los universitarios está desempleado o le cuesta mucho encontrar un trabajo, de acuerdo con un estudio realizado por la ANUIES (asociación nacional de universidades e instituciones de educación superior)

Así también existe una gran población de ninis de acuerdo con un estudio realizado por la OCED, precisa que en nuestro país 22.3% de los jóvenes de entre 15 y 19 años no estudia ni trabaja, este dato  es alarmante ya que estos jóvenes se convierten en una fuente interminable de nuevos reclutas para el narcotráfico, y que lo convierten en el quinto empleador más grande del país, estimados recientes muestran que en México hay 468 mil personas que se dedican al narcotráfico[1]

 [2]

 

En el narcotráfico la mayoría de los empleados son hombres jóvenes con poca educación formal y que provenientes de esferas económicas no muy privilegiadas. Con una edad promedio de 18 años y habiendo dejado la escuela cuando estaban en secundaria[3]

 Para comprender la violencia  que crea el narcotráfico y el efecto que tiene en los jóvenes de México es necesario analizarlo como un fenómeno  que está conformado por distintos factores que determinan su naturaleza, se podría considerar como una barrera para la convivencia social, posicionando a los carteles y a las organizaciones criminales como implementadores de esa violencia con fines de lucro o poder y trastocan el bienestar y la funcionalidad de la sociedad, en México de acuerdo al centro de documentación de los movimientos armados existen 45 grupos armados en el país.(cedema)

Para nuestros jóvenes y niños esta situación de violencia permanente se ha generalizado a tal grado que se han vuelto un elemento fundamental para las organizaciones criminales actuando dentro de estas con tareas como venta de drogas, vigilantes, transportistas de mercancías y hasta sicarios y asesinos; la base de datos de presidencia mostro un incremento de más del 100% del 2009 al 2010 en el número de muertes de la población de 16 a 20años de edad esto significa más de 2 mil muertos(estimaciones a partir de la base de datos de fallecimientos ocurridos por presunta rivalidad delincuencial en el periodo diciembre 2006 a diciembre 2010, presidencia de la república)

Por otro lado la conformación de la narco cultura ha tenido un gran auge en los jóvenes, este fenómeno del narcotráfico con todo y la violencia que genera, ha dado pie a la creación  de un estilo de vida con la adopción de Santos religiosos, música, ostentación de poder y de dinero esto se ha convertido en un ideal para muchos jóvenes y que se convierte en un atractivo más para entrar en el mundo del narcotráfico.

La narcocultura hace referencia al impacto cultural del fenómeno del narcotráfico. Más que una tendencia artística, es una forma de vida que responde a una estructura de valores, la expresión de intereses, una forma de vestir, un grupo de personas de una cierta nacionalidad que conservan muchas características de la sociedad en general, pero adoptan, por propia cuenta, elección y convicción, ciertas actitudes propias solo de un grupo es especifico.[4]

Para muchos  jóvenes convertirse en narcotraficante o sicario se ha convertido en un anhelo, son estos quienes están conformando las bases operativas de los grupos delictivos del país se han convertido en la mano de obra barata del narco, aunado con los problemas como el desempleo, la pobreza, el sentido de aspiraciones  de la narco cultura juega un papel fundamental en el reclutamiento de nuevos jóvenes a las filas de los carteles a lo largo de todo el país.

La crisis económica ha hecho mucho más fácil el reclutamiento, pues ante las necesidades apremiantes en materia de dinero, muchos padres permiten que sus hijos se involucren en las redes del contrabando, muchos de estos jóvenes viven violencia en su casa y en la escuela, “No se les reconoce no se les respetan sus derechos humanos, nos e les dan oportunidades, se les criminaliza. Se está destinando a un gran sector de la juventud al fracaso. Y con ello también se fracasara en cualquier estrategia contra el narco”[5]

La adhesión de jóvenes a las células delictivas además de tener origen en motivaciones sociales como la pobreza y el culto al narco, y psicológicas como la disfunción familiar, esta relacionada con la necesidad de ejercer y demostrar un poder que una vida funcional al margen de la ley les niega[6].  La situación que enfrentan los jóvenes de media y de clase baja en México es preocupante con un escenario nada alentador, con pocas posibilidades de movilidad social y de bienestar económico, el narco se presenta como una opción  rápida para alcanzar esos objetivos de poder y de dinero. REDIM, por su parte, en un informe preparado para la Organización de las Naciones Unidas en 2010, calculó que en algunas regiones del país, las agresiones entre y hacia los adolescentes, se habían triplicado entre 2008 y 2010 como consecuencia de la violencia que se vive a partir del combate al crimen organizado[7]

Esta violencia afecta a todos los países de américa latina y hace que las metas de educación, como lo es  abatir el abandono escolar, no se puedan cumplir advierte la UNESCO, lo que la convierte una de las principales causas por los jóvenes no terminan su educación básica y desertan de sus estudios para dedicarse al narcotráfico. En junio del 2011 se contabilizaba que 23mil jóvenes habían sido reclutados por el narcotráfico (diario El Universal. Junio, 2011) y para septiembre de ese año, otras fuentes consideraban que esa cifra había ascendido a 75mil (diario La Jornada. septiembre, 2011).

 

Conclusión

Es claro que las acciones del crimen organizado en México  han afectado de manera contundente en el bienestar de los jóvenes y su desarrollo educativo reflejado en el número de estos que se encuentran dentro de las actividades criminales y de delitos relacionados con actividades de narcotráfico con edades que van desde los 12 a los 25 años, que son jóvenes en edad escolar y que optaron por dedicarse a una actividad criminal en lugar de estar dentro de un aula., este fenómeno se concentra principalmente en las clases sociales bajas, en donde la situación económica deficiente y las condiciones familiares se conjuntan con la falta de oportunidades y orillan a las personas a buscar su bienestar por los medios necesarios dejando de lado la legalidad y provocando la generación masiva de criminales que afectan al bienestar general de la sociedad del país.

Es alarmante el número de jóvenes que se encuentran dentro del espectro del narcotráfico, ya sea influenciado por sus valores y cultura o desarrollando actividades dentro de las filas del crimen, se está creando una generación de jóvenes sin oportunidades orillados a la criminalidad víctimas de las condiciones sociales y económicas de su entorno, faltos de valores y con una moral incipiente que los hace ver en el crimen como la única opción para sobrellevar sus vidas

En general las escuelas no están preparadas para responder a las exigencias del escenario de narcotráfico y violencia que  afecta hoy en día al país, son tantas las carencias del sistema educativo nacional que merman de sobremanera el rendimiento y el aprendizaje de los alumnos, aunado  a una planta docente desmotivada y orientada al mínimo esfuerzo con actitud de resignación ante los problemas de los alumnos. Pero ante todos estos males, es quizá la mejor arma que se tiene ante la creciente ola de narcotraficantes y la incorporación de más y más jóvenes a las filas de los carteles en todo el país, es indispensable crear políticas pero más que nada acciones concretas que brinden a las escuelas las herramientas para mantener a los alumnos dentro de estas y alejados de los organismos criminales, la recuperación de espacios públicos y la creación de  escuelas libres de delincuencia  son fundamentales para combatir este gran problema que transgrede el orden social del país y que carcome  a las familias mexicanas.

  

Bibliografía

1.-Rafael Velazco Fernández, “La escuela ante las drogas”, Secretaria de educación y cultura pública del estado de Veracruz, segunda edición 2005.

2.- Angélica Lozano F.,Patricia Margarita Torres Fernández, Ma. Luisa Olivas Caro, 2010 “Deserción escolar y conductas de riesgo en adolescentes”, dirección general de prevención del delito y participación ciudadana.

3.-Carlos Antonio Moreno Sánchez, Adolfo Emanuel Toledo Aguilar, 2012 “ los menores de edad en la delincuencia organizada en México”, Universidad de Guadalajara

4.- Ricardo Vázquez Valls, María Azucena Ramos Herrera,  Guadalupe Maravilla Barajas,  consumo de  droga(s) y aprovechamiento escolar  la convivencia y sus problemas; micro culturas juveniles en la escuela. Congreso nacional de investigación educativa,

5.- Juan Romero Morones, Edith Gómez, “Transitado de un paradigma de violencia al paradigma de la educación para la paz”, 2012

6.- Viridiana Ríos, ¿Quién se vuelve narco y por qué? El Perfil del narcotraficante Mexicano, universidad de Harvard

7.- Geremina, Valeria, Infancia y Conflicto Armado en México, informe alternativo sobre el protocolo facultativo de la convención sobre los derechos del niño relativo a la participación de los niños en los conflictos armados, Red por los Derechos Infancia México, México, 2011

8.- Alfredo Rojas Figueroa, Escuelas públicas en el tiempo del narco: apoyos desde el programa de Gobernabilidad y Liderazgo para la convivencia democrática de la OREAL/UNESCO, Santiago de Chile Septiembre del 2008.

10.-  Norberto Emmerich, “Cruce de fuego: niños, niñas y adolescentes en el narcotráfico Mexicano”, Facultad de Estudios para graduados Doctorado en ciencias políticas, Universidad de Belgrano, Buenos Aires Argentina, 2011.

11.- Dirección General de Prevención del delito y Participación Ciudadana, “Jóvenes y Narco cultura” Gobierno Federal, Mayo del 2010

12.- Miguel concha, (05 de febrero del 2011) Juventud, Niñez y Narcotráfico, Diario La Jornada.

13.-  Derechos de la infancia A.C. 2011,” Infancia y conflicto armado en México” 

 



[1] Rios Viridiana y Kevin Sabet. Evaluating the economic impact of drug traffic in Mexico.

[2] ¿Quién se vuelve narco y por qué? El Perfil del narcotraficante Mexicano, Viridiana Ríos*

[3] Fairlie, Robert W. “Drug Dealing and Legitimate Self-Employment” en Journal of Labor Economics, 2002, vol. 20, no. 3]

[4] Rodriguez Susana, la Narcocultura más como una forma de vida que como un arte, en la jornada Aguas calientes p. 16 

[5] ibidem

[6] ibidem

[7] Deserción Escolar y Conductas de Riesgo entre Adolescente, Dirección de Estudios y Diagnósticos adscrito a la Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana de la SSP.

 

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.