• werr
  • wer
  • weeee

Cultura sudcalifornia: PAN DE BACHI O BACHE

en Lunes, 14 Diciembre 2020. Publicado en Cultura, Cultura sudcalifornia, Cultura y Tradiciones Sudcalifornias, Gastronomía de BCS, Gastronomía Sudcalifornia, Sitios de Interés Cultural en BCS

La imagen puede contener: 1 persona, comida

Nuestra tierra sudaliforniana no es una sola homogénea. Cada poblado, cada región, cada comunidad, tiene sus propios matices, sus tradiciones y sus sabores particulares.

            En esta ocasión te compartimos un cachito de cultura perteneciente a los poblados de Miraflores, Caduaño y Los Pocitos. Si agarramos ruta por la mágica carretera larga que conecta a la ciudad de La Paz con la de Los Cabos, podemos acceder a estas localidades, a tan sólo unos 20-30 minutos de San José del Cabo.

Miraflores, Cabo del Este, B.C.S., México | Los Cabos Guide

            Caduaño es principalmente reconocido por su parque acuático, y Miraflores, por su vegetación y sus aires pueblerinos, pero otro elemento que los hacen únicos tiene que ver con la gastronomía: el pan de bachi o de bache.

            Quienes han probado esta pieza de panadería la describen como simple, pero etérea y sabrosa. Se trata de un bollo dulce que algunas veces se espolvorea con azúcar y que es un buen acompañante del café de talega, especialmente en los días de frío o de lluvia, al igual que las tradicionales arepas, que son de una textura un poco más duras que el pan de bache, pero no tanto como las galletas roncadoras.

La imagen puede contener: árbol y exterior

 

            Usualmente se vende en bolsitas de cuatro piezas pequeñas, o bien, dos piezas grandes que son llamadas “tortas de pan”. El precio de la bolsita oscila entre los $25 y los $40 pesos. Es horneado a la leña en los pequeños poblados y sus cocineros lo mueven por toda la región.

La imagen puede contener: exterior y comida

            Una teoría sobre su origen es que esta receta fue traída por los misioneros franciscanos, que estuvieron encargados de administrar las misiones que dejaron los jesuitas después de ser expulsados, sobre todo en la región que va desde los actuales San José del Cabo hasta Cataviña. Esta teoría sobre su origen no ha sido confirmada, sin embargo, la tradición se mantiene gracias a los panderos rancheros como Don Chema y Don Alberto (†), que se encargan de cocinar, distribuir y compartir el sabor con que los lugareños complementan sus pláticas cafeteras.

La imagen puede contener: postre, comida e interior

 

FOTOS: MARTHA MARÍA LUCERO MARRÓN, MARÍN E. CASTRO MIRANDA, Y DEMÁS CRÉDITOS A QUIEN CORRESPONDA. 

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.