• werrr
  • werr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Los Colibríes de México y Norteamérica

Escrito por Ramón Ojeda Mestre en Lunes, 01 Septiembre 2014. Publicado en Cultura, Medio Ambiente, Opinión, Política, Sociedad

En toda mi vida -y mire que ya le he dado dos vueltas al velocímetro- nunca había visto que un auditorio se llenara a reventar para la presentación de un libro de divulgación científica, como sucedió con una maravillosa obra sobre los Colibríes de México y Norteamérica y que se presentó el sábado en el antiguo Colegio de San Ildefonso en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Los colibríes, todos, están en vías de extinción según la CITES (Convención sobre el Comercio internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) en México tenemos 57 especies de estas bellísimas y útiles aves.

Es una verdadera desgracia que esta edición preciosa y preciada de la CONABIO, con dos grandes autores como la doctora María del Coro Arizmendi Arriaga y el prestigiado ornitólogo, también doctor Humberto Berlanga García, sólo sea de tres mil ejemplares. ¿Que por qué digo esto? Pues por la simple y sencilla razón de que en México tenemos treinta y dos entidades federativas, eso significa que si dividiéramos todo el tiraje entre cada una de ellas, les tocaría a menos cien ejemplares por Estado. 

Tomen sus mercedes en cuenta por favor, empapada lectora y nebuloso leyente, que, según el INEGI, en el país existen 7 mil 363 bibliotecas públicas y 15 mil 700 bibliotecas en instituciones de educación básica y media superior. ¿Me explico? Se hubiera necesitado un tiraje de más de 20 mil ejemplares para que un libro fundamental como éste llegara a estar al alcance de todos.

Si nada más en Colima, que es una entidad pequeña de territorio, hay más de cien bibliotecas públicas quiere decir que si nadie comprara este maravilloso libro en cualquier otro lugar, a cada biblioteca de Colima podría ir a dar un ejemplar y no se diga a Baja California Sur que junto con Guerrero, Tamaulipas, Quintana Roo, Querétaro y Aguascalientes son de los que menos bibliotecas públicas tienen.

Pero si hablamos de los Estados con mayor número de bibliotecas públicas, sin contar las de las escuelas, en primer lugar está Veracruz con más de 780, Nuevo León con 700 y el Edomex y Puebla con más de 600 cada una. Esto quiere decir que a estos Estados no les tocaría siquiera a un ejemplar de este increíble libro de colibríes para cada una de sus bibliotecas públicas. Pero si se pusieran abusados los jarochos, los del cabrito, los de los tlacoyos de haba y los de las chalupitas y compraran toda la edición para que cada una de sus bibliotecas contara con ese libro de enorme importancia para conservar las especies y entender el misterioso mundo de los colibríes que tanto respetaron y deificaron nuestros antepasados, ninguna de las otras entidades alcanzaría un solo ejemplar. Se ve, se siente, Huitzilopochtli está presente.

Tal vez a eso se deba que fuera multitudinaria la asistencia a la presentación del libro coeditado por la UNAM en ese anfiteatro en donde se halla el primer mural que pintó Diego Rivera llamado La Creación, en ese antiguo Colegio de San Ildefonso fundado por los Jesuitas en 1588, aunque el edificio se construyó para hospedar a estudiantes de otros colegios de la orden. Cuando el Rey de España expulsó a los jesuitas de todos los reinos españoles en 1767, por la proscripción que hizo de la Compañía de Jesús como castigo a las diabluras que estaban cometiendo, según su graciosa majestad. Sería hasta el siglo XIX que Benito Juárez la rescató para establecer la Escuela Nacional Preparatoria y ahora es un magnífico museo manejado por la UNAM.

No lo abrumo. El libro tiene unas magníficas ilustraciones didácticas de Marco Antonio Pineda y viene en dos idiomas. Es de colección. Por cien pesitos compre este libro único sobre los colibríes, que enseñan, nada más y nada menos, a conocer y cuidar y, diría incluso, a amar más a este pobre México que tanto lo necesita.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Acerca del Autor

Ramón Ojeda Mestre

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.