• werrr
  • werrr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Recomendación fílmica: DÍAS DE INVIERNO. EL SACRIFICIO DE ESTAR O EL SACRIFICIO DE PODER IRSE

Escrito por Johnny Antu-Hap en Jueves, 02 Abril 2020. Publicado en Cine, Cultura, Recomendación Cinefila, Recomendación fílmica por Johnny Antu-Hap, Recomendaciones, Sociedad

Si bien, la vida de los festivales de cine es grandiosa (y cansada, también hay que decirlo), muchas veces es muy complicado por agenda, trabajo u otros factores como la logística, acudir a los varios de los mejores festivales, ya no digamos del mundo, sino del país.

Afortunadamente, hoy día ya no es necesario hacer acto de presencia en varios festivales para poder ver algunas de las mejores películas que presentan, hablo de eventos como el FICUNAM, que gracias al sitio web de Festival Scope, cierto número de personas pudieron ver siete de las películas que estuvieron en la selección oficial, de las cuales yo pude ver tres, pero en esta ocasión quiero escribir sobre una en particular, mi favorita, y desde ya una de mis películas favoritas del año.


"Días de invierno" es la ópera prima del joven director Jaiziel Hernández Máynez, que narra la vida de un joven llamado Néstor, que luego de un viaje a su antigua casa, vieja cabaña que tiene su madre Lilia en Guanajuato, en la que vivieron con su padre cuando estaba vivo, encuentra un examen en el que viene un problema matemático que no le permitió ganar algo en ese entonces; es ahí que su madre le dice que no sabe cómo pudo arruinar tantas oportunidades que tuvo en la vida, tocando una llaga que cada vez más y más se abrirá entre los dos para que cada uno tome un rumbo, un camino. Además, él no ha dejado el lugar dónde viven, que tanto odia, y que sus hermanos si dejaron, precisamente por su madre, al grado de conformarse con ser un empleado más y dejar a un lado sus sueños. Y la cercanía y punto de tensión que se da entre los dos, y los problemas que surgen en una relación de diaria convivencia, se da justo en un momento en el que ella es más vulnerable por los problemas de su edad, el estar desempleada y seguir extrañando a su marido.

Finalmente, el principio de la película y ese problema matemático, se convierte en una metáfora de la propia vida de Néstor, y de la relación con su madre y las personas a su alrededor, cual lobos o perros que pueden llegar a ser, sus iguales o personas que le cierran el paso, o que al menos eso puede llegar a creer.

Una de las grandes virtudes de la película es, sin lugar a dudas, que no es un discurso clavado a una influencia, no hay una clara manera de narrar, lo cual aligera y hace muy disfrutable la historia. Por momentos tiene trazos muy poéticos (como "el vals de los beisbolistas"), en momentos se vuelve muy emocional, por otros momentos es muy intimista, incluso tiene momentos divertidos. Es una película que está llena de matices claros y fragmentos de realismo entrelazados con el melodrama requerido para enganchar al espectador con el discurso del relato, en el grado mismo que la película lo demanda, sin exagerar, ni ser muy tibia.

Algo que también resalta a mis ojos y que me agradó mucho, es que, aunque claramente la hay, no se apremia tanto la temporalidad ni el espacio en la película, pues aunque es ahora, bien pudo, o podría haber pasado en otro tiempo, incluso en otro lugar (que el hecho de que se desarrolle en la frontera es una prueba más de cómo el cine que se retrata en esta zona del país es una especie de símbolo de la identidad mexicana, de los que se fueron, se pueden ir, o no), y a mi parecer es un aliciente para entablar el diálogo con la obra, vea donde se vea.

Los dos personajes protagónicos me parecen formidablemente concebidos, y eso es un trabajo que viene desde un guion bien escrito. Por una parte, Néstor (magistralmente interpretado por Miguel Narro) es un personaje por demás lleno de aristas que hay que leer a detalle. A mí me hizo recordar a Will Hunting, de la película que lleva el mismo nombre, un personaje con un potencial enorme, pero que algo lo retiene en un sitio, por no querer de alguna manera encajar, esa era un poco la naturaleza de Will, en cambio Néstor se nos presenta como una personaje que si bien quería a toda costa salir de su zona de confort, no le molestaba estar porque tenía personas que él creía lo necesitaban en ese lugar, ya fuera su madre, su novia (la escena en el cerro con ella es una de las escenas más bellas que yo haya visto en últimos tiempos en el cine mexicano), sus hermanos, la anciana que cuidaba (la figura de esta mujer , aunque se ve el aprecio y la veneración que le tiene, por lo que ella podría representar años después en su vida, no deja de asustarlo, aunque también esta relación nos regala en la película momentos muy bellos), pero no es hasta que llega en manera de reflejo del futuro, la figura de un norteamericano que lo "empuja", y llega un punto en el que la presión de querer buscar su propio camino, hace que salgan cosas que sin lugar a dudas van a herir a esas personas que quizá no lo necesitaban, y sólo eran una prueba a superar para dar el gran paso en su vida, y aunque las despedidas son tristes, hay algo en quien lo deja ir, a pesar de lo dura que esta haya sido, que le desea lo mejor en su vida, de cierta manera hay un punto en el que el propio personaje cae en cuenta que la depresión más que estar en su madre, estaba en él, en esa etapa de nuestras vidas que no sabemos a dónde vamos a ir, si los sueños que no se materializaron eran los últimos que tendríamos en la vida.

El personaje de Lilia (con una maravillosa Leticia Huijara que, si bien su trayectoria en la televisión no se le puede reprochar, pues para mí siempre ha sido una gran actriz, y de lo mejor que se podía ver en la televisión, acá esta magnífica. Además debo decir que para mí es como nuestra Diane Lane en "París puede esperar"), por otra parte es un personaje que, aunque por muchos momentos se pierde en la película, sus apariciones son fundamentales para comprender la situación de Néstor, y la falta de decisión y confusiones de Lilia por la vida que vendrá ahora que ya no es más que una mujer madura, viuda y pronto sola, es que también vemos una liberación, y un diálogo que dice al principio de la película, toma sentido al final, con ella también dejando atrás todo, es por parte del Lilia, que se dan los momentos más introspectivos y poéticos de la película.

El resto de las actuaciones son muy correctas, la fotografía es extraordinaria, (me encantó el balance que se hace con la paleta que predomina con esos tonos azules, pero que complementan con colores cálidos que resaltan de una manera muy especial entre ese espacio azul) y la música también me resulta muy atinada. (Me resulta muy interesante como películas mexicanas utilizan cierto tipo de canciones para mostrar puntos específicos de la trama y los estados de ánimo en sus personajes, "La Paloma y El Lobo" de Carlos Lenin mostró la tristeza de sus dos personajes protagónicos con "Te Amo" de Los Mier, o en "Mr. Pig" de Diego Luna, logra aparecer este mismo momento de tristeza y alcohol con "La Carta" de Los Terricolas)

Una película que, aunque para muchos no pareciera tener moraleja, o catarsis, o fin alguno, a pesar de lo bien realizada que esta; son muchas los temas a los que nos enfrenta, como los ya comentados en los dos personajes principales, pero para mí quizá el más importante es el siguiente: es una película con una historia personal, y estas historias humanas son las que deberían de importarnos, las historias que nos pueden tocar, porque en ellas podemos vernos reflejados, son las que nos representan, sin los grandes dramas, o los temas que nos estereotipan o los temas que nos duelen, aunque formen parte de nuestra realidad y nuestro día a día, no son lo que somos.

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.