• werr
  • weee
  • werr

Buena salud sudcalifornia: MIGRAÑA: CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTOS

Escrito por Doña Salud en Lunes, 11 Marzo 2019. Publicado en Doña Salud, Productos naturales para la salud en BCS, Recomendaciones, Salud, Salud mental, Salud natural en BCS

Esta semana me gustaría hablarles sobre uno de los malestares más frecuentes en la actualidad, y que incluso por lo común que resulta puede desatenderse, me refiero a la migraña. Primero debemos aclarar que no todos los dolores de cabeza son migrañas y lo más importante, no todas las migrañas aparecen con dolores de cabeza.

Una migraña es un dolor de cabeza intenso y pulsátil, con frecuencia afecta sólo a un lado de la cabeza, aunque puede presentarse en ambos; este dolor aparece de manera repentina y puede estar acompañado de síntomas visuales, neurológicos o gastrointestinales.

Se sabe que este terrible malestar puede iniciarse a cualquier edad, sin embargo se ha observado que generalmente comienza entre los 10 y 30 años de edad. A veces desaparece después de los 50 y es más frecuente en mujeres que en varones. Si se tiene en cuenta que más del 50 por ciento de las personas con migraña tienen familiares que también la padecen, es de suponer que la tendencia puede estar transmitida genéticamente.

 

¿Qué provoca la migraña?

Las causas exactas de las migrañas se desconocen, aunque se han estudiado varias teorías. En la actualidad se cree que la migraña es un trastorno constitucional con base genética. Las causas desencadenantes son difíciles de identificar y diferentes en cada persona, pero las más frecuentes son:

Herencia: Aunque la forma de herencia no está totalmente establecida, en algunas formas especiales de migraña ya se ha identificado el gen que la transmite situado en el cromosoma 9.

Edad: En la infancia la migraña se presenta por igual en niños y niñas. A partir de la pubertad y debido a los cambios hormonales, se dispara la incidencia de migraña en las mujeres.

Estrés y ansiedad: Es necesario aprender a relajarse, llevar a cabo actividades que nos ayuden a liberar el estrés y nutran nuestro lado creativo.

Hormonas: cuando se padece migraña, es frecuente padecer una o dos crisis al mes, fundamentalmente en la época de primavera y otoño, y éstas pueden llegar a durar de 4 a 72 horas. Además del intenso dolor de cabeza estas dolencias van acompañadas de otros síntomas como náuseas, fotofobia o vómitos. En menor medida pueden provocar irritabilidad y mareos. La migraña suele empeorar con la ovulación y la menstruación, así como con la toma de anticonceptivos orales. El embarazo, sin embargo, suele mejorar transitoriamente la migraña y muchas mujeres mejoran extraordinariamente cuando desaparece la menstruación (menopausia).

Falta o exceso de sueño: Los trastornos de sueño también puede ser un desencadenante de la migraña, por eso la importancia de cuidar nuestro descanso.

Factores medioambientales: El tiempo o los cambios de temperatura, las luces deslumbrantes o las fluorescentes, las pantallas de ordenador, los fuertes olores y las elevadas altitudes también pueden provocar o agravar los síntomas de la migraña.

 

¿Cuáles son sus síntomas?

Aunque en la actualidad no se conoce alguna prueba médica que sea precisa para diagnosticar la migraña, debido a su patrón específico de dolor, suele ser fácil identificarla. En algunas personas esta enfermedad se manifiesta con síntomas como depresión, irritabilidad, falta de apetito, náuseas o ansiedad, media hora antes de iniciarse el dolor de cabeza. También hay quienes dicen que pierden la visión de un área específica o perciben luces dispersas, aunque todos estos indicadores suelen desaparecer minutos antes de que aparezca la cefalea.

Es importante saber que existen diferentes tipos de migraña:

La migraña con aura está precedida de alteraciones visuales, como manchas negras en el campo visual o visión de puntos o líneas luminosa. La migraña acompañada aparece con pérdida de fuerza en la mitad del cuerpo o con alteraciones en el sistema nervioso central. Otro tipo de migraña, sin cefalea, se caracteriza por vómitos, náuseas y abatimiento, sin que aparezca dolor de cabeza. El 90% de los pacientes que sufren los tipos de migraña más frecuentes, que son:

Cefalea de tensión: es un dolor leve o moderado. Puede estar provocado por el estrés, malas posturas, fatiga o depresión.

Cefalea de racimo: Frecuente en mujeres, se trata de un dolor en uno de los lados de la cabeza que se extiende hasta llegar al ojo. Puede durar unos 15 minutos y a menudo ocurre por la noche.

Migrañas o jaquecas: se refiere a un conjunto de síntomas entre los que se encuentran, además del dolor de cabeza, vómitos, náuseas, sensibilidad a la luz y al ruido.

 

Tratamientos

Aunque ya mencioné que todas las migrañas están asociadas con el dolor, también debo aclarar que difieren en su intensidad y frecuencia. Por ello es importante que los tratamientos sean adecuados a cada caso.

La medicación intensa es empleada para tratar cefaleas determinadas y deben usarse rápidamente en la fase inicial. En ocasiones también son efectivas para la reducción de otros síntomas del ataque, como las náuseas, los vómitos o la sensibilidad al ruido o la luz. Mientras que las  terapias preventivas son empleadas de forma diaria para prevenir los ataques o reducir su frecuencia y severidad.

Dentro de estas terapias se encuentran las farmacológicas y las no farmacológicas, como las terapias físicas y de comportamiento. Por último, los medicamentos de rescate se aplican cuando la medicación intensa falla. Generalmente pueden administrase en casa, aunque algunas terapias más agresivas que requieren inyecciones intramusculares o intravenosas se dan en el consultorio médico o en el servicio de urgencias. Este tratamiento puede causar somnolencia, lo que resulta adecuado para aliviar el dolor, aunque algunos pacientes se quejan porque les impide continuar con sus actividades cotidianas. Existen cuatro agentes diferentes para el tratamiento individual de las migrañas:

Analgésicos

Antieméticos

Triptanes: Algunos tratamientos combinan varios agentes, pero su abuso puede agudizar el problema en lugar de aliviarlo. Existen además varias terapias no farmacológicas que están siendo utilizadas con éxito en el abordaje o prevención de las cefaleas:

La terapia de retroalimentación eléctrica monitoriza las sensaciones del cuerpo, desde la temperatura hasta la tensión muscular. Cuando se cuenta con este conocimiento el paciente intenta mejorar el control sobre la tensión muscular y la temperatura con el fin de eliminar los síntomas asociados a las cefaleas y reducir la frecuencia y severidad de los ataques.

Terapia cognitiva: esta consiste en aprender a controlar los pensamientos y reducir los que sean negativos; esto permite que la persona controle el estrés y las situaciones en la que es probable que se desencadene un ataque de migraña.

También hay personas que logran identificar las crisis de migraña con algún alimento como detonante, de esta manera es fácil evitar los dolores procurando disminuir o evitar el consumo de estos.

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.