• werrr
  • werr
  • werr
  • werr
  • wer
  • weeee

Mitos, cuentos y leyendas Sudcalifornias: “LA ATROPELLADA DE MULEGÉ”

Escrito por Abuelo Choyero en Miércoles, 20 Febrero 2019. Publicado en Historia, Leyendas de BCS, Leyendas Sudcalifornias, Mitos, Cuentos y Leyendas sudcalifornias.

Una de las leyendas más importantes en el pequeño poblado de Mulegé, proviene de los años setentas; dicen que existió un señor que frecuentemente visitaba el pueblo, proviniendo de un rancho a las afueras, y dicen que uno de esos días en que regresaba de noche y ya muy cansado del trabajo fue cuando vio a una joven caminando sobre la carretera, pero que al ganarle el cansancio al señor y en un pestañeo, sin intensión atropelló a la mujer; con el gran susto inmediatamente frenó, cuál fue su sorpresa que al bajarse del coche, frente a él se encontraba la joven mujer golpeada y sin sentido, aquella que había atropellado unos segundos antes, de inmediato su reacción fue huir del lugar aterrado por el acontecimiento y con las manos temblorosas de los nervios; ya no faltaba mucho para llegar al pueblo, por lo que pisó el acelerador pero antes de llegar escuchó unos gritos, eran tan cercanos aquellos alaridos que al sentir la energía de alguien en su auto, miró por el espejo retrovisor y se dio cuenta de que la mujer que acababa de ver atropellada se encontraba en su asiento trasero, por lo que gravemente sintió su cuerpo paralizado del terror y aun con el susto alcanzó a llegar al pueblo, pero al momento de bajarse del auto, cayó desvanecido por un paro cardíaco.

Cuentan que después de este trágico acontecimiento han visto apariciones de esta mujer en cunclillas totalmente de negro como si le cubriera un sombra que no le deja ver más que su silueta, resaltando sus brillosos ojos, los que a distancia se logran percibir y asustar a uno que otro caminante del poblado. Dicen que esta es la atropellada de Mulegé, la que nunca pudo aceptar su condición y se quedó vagando por el pueblo en forma de espíritu.

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.