• werr
  • wer
  • weeee

Mitos, cuentos y leyendas sudcalifornias: EL CURA DE SANTA ROSALÍA

Escrito por Abuelo Choyero en Miércoles, 21 Diciembre 2022. Publicado en Leyendas de BCS, Leyendas Sudcalifornias, Mitos, Cuentos y Leyendas sudcalifornias.

Misioneros Jesuitas – Tendencia Magazine

La historia que aquí se narra sucedió en Santa Rosalía allá por el año de 1872, cuando un matrimonio de franceses acababa de tener a su primer bebé quien resultó ser un niño, el cual, aparte de inmensa fortuna que le rodea dicen que tenía una piel tan blanca como la nieve.

Los papás de la criatura, como buenos católicos que eran la hicieron bautizar por un sacerdote de la familia. Poco a poco, el pequeño creció hasta llegar a la adolescencia. Época en la cual sus padres murieron en un terrible accidente ocurrido en la carretera La Paz, como el muchacho quedó huérfano, el sacerdote adopto al joven además él era su padrino, le dio todo su amor para que lograra convertirse en un hombre decente y se alejara de la mala vida que sin duda le habría esperado de haberlo dejado en el abandono.

Con el paso del tiempo el adolescente se convirtió en un hombre que no pasaba desapercibido en todo el poblado. Alrededor de él siempre tenía muchas mujeres que lo pretendían, pero tampoco faltaban aquellas que intentaban aprovecharse de su fortuna.

Por esas fechas llego a Santa Rosalía una mujer francesa, venida al menos por deudas de juego. El muchacho que era muy atractivo pues tenía buena presencia y una educación buena, cualidades que lo hacían poseer de una gran personalidad del joven empezó a cortejar a la hermosa chica quien pronto se entregó en cuerpo y alma al amor del joven.

A pesar de tanta bicha y la aparente educación del muchacho, el padre no estaba muy convencido de la francesa por lo que se dio a la tarea de investigar su pasado y antecedentes. Así el padre se enteró de que la francesa había dejado a su esposo y a sus hijos y ya había llegado un telegrama a Santa Rosalía para que la devolvieran a Francia.

El padre no se callo ante el terrible futuro que esperaba el joven si éste seguía viendo a la francesa, entonces decidió amenazarla con decirle la verdad a su hijo si no se alejaba de una vez y para siempre de el.

Pero las francesa convenció al joven para emprender una huida hacia Japón y alejarse del padre, pues lo persuadió de que para ellos era un problema, le explico con lujo de detalle como llegarían hasta Los Ángeles, para ir a Japón y poner un negocio de comida.

Acordaron encontrarse a medianoche en la plazuela, aprovechando el sueño del padre. Sin embargo, las cosas no le resultaron a la pareja ya que el cura tuvo un presentimiento que lo hizo despertar para ir en busca de su hijo adoptado.

La francesa al verlo, lo enfrentó en una acalorada discusión y al agravarse la francesa sacó un puñal que clavo en la cabeza y corazón del cura que al momento cayó a sus pies herido de muerte.

La francesa al ver lo que había ocurrido decidió arrojar el cuerpo al mar, pero cuando se marchaba del lugar recordó que el puñal tenía grabada sus iniciales en francés, también pensó que al notar la desaparición del padre los cortesanos intuían que su único enemigo era él, por lo que sabrían quien lo había matado, la francesa espero a su amado durante toda la noche pero éste no apareció jamás, entonces se retiró a su hogar para esconderse.

Pronto se supo de el crimen y por las calles se rumoraba que la muerte de cura había sido provocada por la francesa ya que alguien los había visto discutir y era muy sospechoso que después del asesinato no hubiera ningún rastro de la mujer.

Días más tarde la francesa salió a medianoche para lo cual tenía que atravesar la misma calle donde dio muerte al cura.

En el momento en que iba cruzar la calle, una visión fantasmagórica se atravesó en su camino, un hombre con aspecto lúgubre, maloliente putrefacto y vestido con harapos que parecían las de un sacerdote, se paró enfrente de ella la francesa trato de gritar, pero una mano, más rápida que su voz lo tomo del cuello y fue lanzada al mar.

A la mañana siguiente algunas personas que por ahí pasaban vieron el siguiente espectáculo: el cadáver de la joven y sobre este yacía otro el del cura. Esta historia fue muy comentada entre las personas de Santa Rosalía, nadie sabe qué pasó o porque sucedió dice que hasta hoy en día se aparece el cura.

 

Fuente: Relatos y leyendas de BCS

Acerca del Autor

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.